Información para los padres
1
Uno de cada cinco niños uruguayos presenta un problema visual.
2
Pautas de la Academia Americana de Oftalmología para controlar la visión en los primeros años de vida
3
¿Cuáles son los signos de mala visión en el niño?
4
¿Cuándo debo llevar a mi hijo a consultar con un oftalmólogo?
5
Porcentaje de visión en el niño según la edad.
1
Uno de cada cinco niños uruguayos presenta un problema visual.

Coincidiendo con estadísticas internacionales, estudios de médicos uruguayos han detectado que en nuestro país aproximadamente uno de cada cinco niños menores de seis años presenta un problema visual que generalmente es ignorado por los niños y sus padres.

Para un desarrollo visual normal es necesario que el cerebro reciba imágenes nítidas y similares de cada ojo. Visiones diferentes o asimétricas o pequeñas desviaciones que  no sean tratadas y corregidas a tiempo pueden causar una incapacidad visual permanente. Muchas veces el defecto de visión es de un solo ojo, lo que hace a esta situación especialmente peligrosa, ya que generalmente pasa desapercibida hasta edades más avanzadas desperdiciando el momento oportuno para el tratamiento. Aquí no solo se afecta la visión de un ojo sino que además se compromete la visión binocular, función sumamente especializada que nos permite ver en profundidad (visión estereoscópica) y que es imprescindible para realizar muchísimas tareas, desde enhebrar una aguja hasta piloterar un avión. Estos pacientes estarán inhabilitados  para realizar muchos trabajos, con la consiguiente limitación en su futuro laboral.

Nunca nos cansaremos de insistir sobre la importancia de chequear a nuestros niños en las etapas tempranas de la vida. Un problema fácil de resolver en ese momento puede dejar como secuela un daño irreparable si no se trata a tiempo.

De todo lo dicho se desprenden tres conceptos fundamentales:

  • La importancia del chequeo oftalmológico en el niño 
  • La necesidad de corregir a tiempo algunos defectos visuales 
  • La concientización a los padres y educadores de que en materia de salud ocular, si no se previene, muchas veces ya no se podrá curar. 
Arriba

2
Pautas de la Academia Americana de Oftalmología para controlar la visión en los primeros años de vida

La detección y la instauración de un tratamiento precoz de los problemas oculares en el recién nacido, resulta de vital importancia para un desarrollo adecuado de su aparato visual, por esta razón es fundamental saber cuándo es necesario realizar un primer examen. Al respecto, la Academia Americana de Oftalmología hace una serie de recomendaciones.

A todos los recién nacidos se le debe realizar una valoración del estado general de sus ojos. Este primer control debe estar a cargo del pediatra o del médico de familia en la nursery del hospital. Los recién nacidos de alto riesgo (incluyendo prematuros), los que tengan historia familiar de enfermedades oculares, y aquellos que al nacimiento presenten alteraciones oculares obvias, deben ser examinados por un oftalmólogo.

En el primer año de vida, todos los niños deben ser examinados rutinariamente por su pediatra y valorar su estado ocular. Alrededor de los 3 años y medio años de edad, el pediatra debe comprobar el estado ocular y la agudeza visual del niño. Alrededor de los 5 años de edad, el pediatra debe valorar la visión y la alineación de los ojos. Si el niño falla en alguna de esta dos pruebas deberá ser examinado por un oftalmólogo.

Después de los 5 años los exámenes de control visual deben ser realizados en forma de chequeos rutinarios en la escuela o en la consulta del pediatra. Sin embargo, los niños que utilizan gafas correctoras necesitarán probablemente chequeos anuales para detectar posibles cambios de visión, dice el Dr. Byron Demorest, oftalmólogo pediatra y portavoz de la Academia Americana de Oftalmología.

Fuente: OcularNews

Arriba

3
¿Cuáles son los signos de mala visión en el niño?

Estos son alguno de los signos de mala visión el un niño. Ante la presencia de alguno de ellos es necesario realizar una consulta a la brevedad con un profesional especializado en oftalmología pediátrica:

  • Pupila de color blanco o grisáceo (leucocoria).
  • Se acerca mucho a la TV.
  • Se frota uno o ambos ojos con frecuencia.
  • Cierra un ojo para leer o mirar televisión.
  • Posición inclinada de la cabeza (tortícolis).
  • Movimiento constante, rítmico y anormal de los ojos (nistagmus).
  • Cefaleas frecuentes.
  • Bajo rendimiento escolar.
  • Entrecierra los párpados para ver mejor.
  • Molestias o intolerancia a ambientes iluminados (fotofobia).
  • Desviación de los ojos (estrabismo).

 

Arriba

4
¿Cuándo debo llevar a mi hijo a consultar con un oftalmólogo?

Ante cualquier duda sobre el estado de la visión de sus hijos,cuando exista algún signo de mala visión o antecedentes familiares de afecciones oculares se hace imperativo una consulta con el oftalmólogo pediátrico. 

La Academia Americana de Oftalmología hace hincapié en la detección y tratamiento temprano de las distintas patologías oculares en el niño, argumentando que muchas de estas enfermedades pueden curarse o disminuir sus secuelas si son diagnosticadas y tratadas en las primeras etapas de la vida.

Un niño aparentemente normal debe ser examinado por un oftalmólogo a los tres años de edad, para evaluar entre otras cosas su visión y la alineación de sus ojos. Una consulta antes de esa edad debe ser hecha en algunas circunstancias especiales, como cuando existen antecedentes de afecciones oculares en la familia, o si el niño manifiesta algún signo de mala visión.

A partir de los 5 años aconsejamos un chequeo oftalmológico anual.

Arriba

5
Porcentaje de visión en el niño según la edad.

 Edad

 Porcentaje de visión esperado

 Recién nacido

5% 

 3 meses

 20%

 6 meses

 30%

 1 año

 50%

 1 año y medio

 60%

 3 años

70% a 80%

 4 o 5 años

 100%

Arriba